Deberías contratar a un pintor profesional o hacerlo tú mismo?

Deberías contratar a un pintor profesional o hacerlo tú mismo

Deberías contratar a un pintor profesional o hacerlo tú mismo?

Ya sea porque te estas construyendo una casa nueva o porque simplemente tu casa necesita una nueva mano de pintura, todo el mundo necesita pintar su casa de vez en cuando. Respecto a esto hay dos enfoques diferentes: pintar tú mismo tu casa o contratar a un pintor profesional para que lo haga por ti.

Para tomar una decisión respecto a esto, tienes que conocer las ventajas y desventajas de ambas opciones.

Si te lo puedes permitir y si realmente no tienes tiempo para pintar tu casa, es aconsejable que contrates a un pintor. Para que puedas decidir más fácilmente aquí van algunos consejos:

Ventajas de contratar a alguien para que pinte su casa:

Si realmente estás pensando en que alguien pinte tu casa por ti, que sepas que realmente te has librado de una gran cantidad de trabajo ya que requiere invertir gran cantidad de tu tiempo, tu dinero y tu esfuerzo. Lo bueno que tiene el contratar a alguien es que las empresas que se dedican a ello cuentan con profesionales habituados a este trabajo que lo realizan de forma más rápida que si lo hace uno mismo y además suelen contar con varios profesionales, que siempre es más rápido que hacerlo uno solo.

Con esto se entiende que, en general, el contratar éste tipo de servicios supone un mejor acabado que hará que su casa se vea mejor. Además lo harán de forma mucho más rápida y eficaz. Es posible que considere esta opción, sin embargo, también hay muchas desventajas que ha de tener en cuenta.

 Desventajas de contratar a alguien para que pinte su casa:

La calidad conlleva un coste y esto quiere decir que contratar a alguien para que pinte tu casa supone un coste final mucho mayor que si por el contrario, pinta la casa usted mismo. Tanto es así que del precio final que le puede pedir una empresa que se dedique a la pintura, sólo el 15% está destinado a cubrir los costes de la pintura. Esto supone que el 85% restante es lo que realmente está pagando por el servicio.

Algunos prefieren pintar ellos mismos sus casas, ya que es una forma de darle a la casa un toque personal. A diferencia de contratar a alguien, algunos prefieren hacerlos ellos mismos precisamente para dotar a la vivienda de ese toque personal que la identifique con ellos mismos. Si eres de los que quieren ahorrar todo lo posible, pintar tú mismo es la mejor opción.

 ¿Cómo hacer tu elección?

En primer lugar ya sabes que ambas opciones te van a conducir a tener tu casa pintada, que es la meta que buscamos. Así que lo que hay que mirar es, ¿con qué enfoque te sientes más cómodo? Si prefieres hacer las cosas tú mismo y quieres ahorrar más, opta entonces por comprar tú la pintura y hacerlo tú mismo.

Si en cambio quieres que las cosas para ti sean fáciles y tienes los recursos para ello, contrata a una empresa o a alguien que haga ese trabajo por ti. Para elegir, lo importante es que te sientas cómodo con las personas que elijas para que hagan el trabajo.

Aun así, recuerda que optes por la opción que optes, son opciones lo suficientemente buenas para volver a tener tu casa pintada de nuevo. Al fin y al cabo lo que importa es que a ti te guste el acabado final de tu casa, que para eso es tuya.

 

Averigüe cuánta cantidad de pintura necesita