Trucos y consejos para pintar una casa

Trucos y consejos para pintar una casa

Trucos y consejos para pintar una casa.

Pintar una casa no es una tarea excesivamente difícil, sin embargo, si se hace por primera vez, puede resultar difícil, por lo que ahí van estos consejos. La razón por la que mucha gente acaba recurriendo a empresas de pintura es porque requiere tener una habilidad y por tanto, experiencia. Aquí encontrarás aquellos consejos que otros han ido adquiriendo con la experiencia.

Para pintar una casa hay que tener en cuenta que se necesitan diferentes enfoques y materiales para distintas partes de la casa. Se utilizaran tipos de pintura distintos dependiendo del tipo de superficie que vayamos a pintar: cemento, paredes de madera y partes expuestas a humedad constante como la cocina o el baño. Para entender de qué estamos hablando, no hay nada mejor como poner ejemplos.

Pintura de Madera

La madera es una de esas partes de la casa que hay que mantener y cuidar a menudo, ya que es el material menos fuerte y se desgasta fácilmente. Por ello es recomendable pintar con algo que preserve su durabilidad. Por ello hay algunas personas que le aplican una capa de imprimación a la madera antes de aplicar la capa de pintura.

Lo importante aquí es que la madera que se vaya a pintar, esté en buen estado. Para ello hay que hacer una comprobación minuciosa de los posibles agujeros de termitas y grietas. Si la madera es bastante vieja habría que replantearse en cambiarla. Tener una madera de mala calidad hace que no merezca la pena volver a pintar, por lo que merece más la pena restaurar esa parte de la casa.

Pintura de cemento:

La mayoría de las partes de una casa, especialmente las paredes, son muy probables que sean de cemento. Por ello hay que tomar previamente unas medidas antes de ponerse a pintar. Primero hay que limpiarlo y asegurarse de que la zona que se va a pintar esté libre de polvo o cualquier otra suciedad. Después hay que buscar si existen grietas o agujeros. Si se encuentra con alguna lo recomendable es rellenarlos con algún relleno de fibra de vidrio o yeso (masilla). Después se suavizan los bordes con un papel de lija y hay que asegurarse de alisar hacia afuera. Una vez hecho esto la superficie está lista para aplicarle la pintura.

Algunos aplican una capa protectora, pero no es obligatorio dársela.

Otros detalles:

Después de pintar techos y paredes es hora de pintar puertas, marcos de ventanas y puertas y armarios. El planteamiento es similar al de pintar otras partes de la casa. Como antes, hay que comprobar que no existan irregularidades como agujeros o grietas y en puertas y armarios hay que comprobar las bisagras y que son completamente funcionales antes de pintarlos, ya que si no lo son, ¿para qué pintarlos?

Para los agujeros se puede utilizar masilla y a la hora de pintarlos es recomendable una pintura de aerosol del mismo color que el resto del armario para volver a pintar la zona que se acaba de reparar.

Con estos consejos de pintura de la casa, todo debería de ser mucho más fácil.

Averigüe cuánta cantidad de pintura necesita