Qué colores para paredes encajan mejor con tu vivienda? segunda parte

colores para paredes

Qué colores para paredes encajan mejor con tu vivienda? segunda parte.

Ejemplos de colores y simbología.

Por ejemplo, no es buena idea combinar rojo y verde porque es difícil asimilar esa combinación, especialmente si los colores se encuentran en proporciones iguales.

En cambio el amarillo brillante puede ser un buen color de base para cualquier color (en China las colecciones de porcelana se exhibían siempre en un fondo amarillo). En cambio el verde combina mal con el resto de colores excepto con la variaciones tonales del mismo.

Muchos pueblos han asociado el rojo con la riqueza, el lujo y la belleza.

Se percibe como un símbolo de emoción. Las tonalidades de rojo quedan bien en salas, cocina, salas infantiles o salas de dibujo. Si la estancia se encuentra en tonos fríos, unas manchas de rojo la harán más cómoda.

El naranja está asociado con el color del oro. Esto significa calor, vivacidad y alegría. El interior de un cuarto frio se puede darle mayor intensidad con tonos anaranjados.

El amarillo es un color muy cálido. Si su habitación se encuentra al norte, la abundancia de amarillo va a producir la impresión que las habitación es alegre y soleada aunque, de hecho, los rayos solares son reflejados.

Los psicólogos creen que el amarillo es adecuado para las personas que tienen una vida activa y pueden adaptarse a cualquier entorno, pero al mismo tiempo puede irritar, todo depende de la tonalidad.

El verde se considera que tiene un efecto calmante y es bueno tanto para los ojos como para el alma. Lo más probable es esto se deba a que es el color más abundante en la naturaleza. De hecho en los lienzos de pintores de épocas anteriores predominan los verdes y “curan” las almas.

También es considerado el color de los conservadores ya que se vio favorecido en la Inglaterra victoriana. El verde se ve bien en habitaciones grandes y luminosas. En cambio en oficinas es aconsejable los tonos oscuros de azul o verde. Diversos tonos de azul provocan distintas emociones. El azul es el color del cielo, el espacio, el aire y la libertad. El azul profundo transmite la sensación de calma.

El azul marino representa el dolor y para algunos pueblos era símbolo de luto. Los psicólogos recomiendan pintar un dormitorio de azul oscuro. Es un color que algunos les encantan y a en cambio a otros les aborrece. Violet-le-Duc lo relaciona con la magia porque es el color del misterio.

El color del cielo al atardecer puede producir cierto tipo de asociaciones. Algunos artistas el violeta lo asocian al dolor y la tristeza. No es recomendable utilizar los tonos de éste color brillantes y llamativos ya que puede provocar fatiga.

El gris es el color “universal”, ya que armoniza con casi todos los colores. Tal vez es el color favorito de los diseñadores que tiene muchos matices y es un fondo perfecto. Es tranquilo y neutral, sin embargo es mejor combinarlo con otros colores porque el gris solamente puede parecer aburrido.

Finalmente el blanco y el negro son dos colores apuestos pero profundamente simbólicos. Cuando se combinan destacan entre sí creando clásicos elaborados. Ambos colores se asocian con la elegancia universal y nunca pasan de moda. Están más allá.

El negro hace que cualquier otro color sea más expresivo. Una terraza o salón, bien iluminados, puede tener un buen acabado con paneles de mármol. El negro puede difuminar las fronteras de la habitación.

En un cuarto de baño se pueden utilizar azulejos de espejo negro, pero no hay que olvidar que el negro absorbe la luz, por lo que se recomienda su uso si hay mucha luz.

A todo el mundo le gusta el blanco, color de frescura, limpieza… y se asocia con la alegría y la salud. Es indispensable en habitaciones pequeñas mal iluminadas. En un cuarto de baño sin luz natural los azulejos blancos reflejan la luz artificial aumentando visualmente el espacio.

Además hay gran variedad de colores. Su combinación depende de la ambientación del interior. Si se elige correctamente el color se puede resaltar las ventajas y ocultar los defectos.

Hay que dar rienda suelta a la fantasía recordando las propiedades de los colores cuando se quieren ajustar. Ya hemos comentado que hay que tener en cuenta para ello, entre otras cosas la orientación.

Si da al sur se recomienda colores fríos. Si da al norte se recomiendan colores cálidos. Los colores que transmiten tranquilidad son recomendables para combinar con objetos preciosos o caros como muebles sólidos, que quedarán bien con un cuadro gris claro. El color de la habitación tiene que ser acorde con el de los muebles.

En la cocina es mejor tonos claros en las paredes en combinación con muebles claros. Para combinar seria perfecta una bajilla brillante en las estanterías y cortinas luminosas.

Un cuarto de baño iluminado solo con luz artificial se ve mejor en tonos brillantes. Se recomiendan blancos, pasteles, tonos claros de amarillo, verde, azul y rosa y los tubos de los sanitarios y elementos sean del mismo color. En vestíbulos y pasillos se pueden utilizar colores contrastados.

El techo puede estar de su color pero con una tonalidad más oscura que la pared. Se puede crear la sensación de un techo 30 o 40 cm. más alto si el área de la pared adyacente tiene un tono más ligero.

El techo se puede elevar si se pinta de blanco o con un azul claro. Esto se puede acentuar con el uso de rayas horizontales de colores cálidos en la pared.

Los fondos cálidos y oscuros minimizan visualmente las habitaciones grandes. Si es larga y estrecha, lo mejor es pintar los lados largos con tonos claros y los cortos con tonos oscuros.

La habitación parecerá más corta y baja si tiene cada lado de un color. Se puede ampliar utilizando la luz, pero con colores fríos. El verde claro, el gris plata y el azul claro amplían visualmente la habitación.

En las habitaciones pequeñas es deseable tener muebles, cortinas y alfombras más oscuros que por ejemplo las puertas.

Un piso donde predominan colores claros parece más agradable que uno oscuro. Pero todo esto ya, a elección del consumidor.

Averigüe cuánta cantidad de pintura necesita