Qué colores para paredes encajan mejor con tu vivienda? primera parte

colores para paredes

Qué colores para paredes encajan mejor con tu vivienda? (1ª parte).

El uso de los colores le da al diseñador una amplia gama de posibilidades para poner en práctica su fantasía creativa.

Cualquier piso puede aumentar su tamaño visualmente con la elección de un buen color.

Existe una gran variedad y riqueza de colores que surgen a partir del espectro de los siete colores cromáticos: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, azul oscuro y violeta.

El blanco, el gris y el negro son acromáticos, es decir, sin color.

Cada color tiene ciertas asociaciones y la preferencia por un determinado color es siempre individual y depende la personalidad de la persona que los elije. Ya se sabe, sobre gustos no hay nada escrito.

Algunas personas tienen muy desarrollada la percepción del color y otros ni lo hacen. Aun así hay que caer en la cuenta de que determinados colores son visualmente relajantes y ayudan a la mente a descansar, otros transmiten alegría, algunos causar malestar físico y otros tienen efectos depresivos.

Por supuesto, si no se tiene claro por qué colores optar, lo mejor es consultar a un diseñador.

Cuando se elige la tonalidad de un color o cual va a ser su sitio en la vivienda, hay que tener en cuenta varios factores: si las ventanas dan al norte es mejor elegir colores cálidos y si dan al sur, elegir colores fríos.

Otro factor es la iluminación, ya que el color refleja la luz dependiendo de la tipología de la estancia que vamos a pintar (cocina, salón, cuarto de niños, estudio…). Colores saturados y brillantes son los más adecuados para un salón o un comedor.

Blanco y azul, al relacionarse con la limpieza y el agua, son más adecuados para el baño, pero no para la cocina por ejemplo. En un salón o una cocina lo mejor es optar por colores amarillos, naranjas… tonos cálidos pero a la vez no demasiado fuertes.

Además no hay que olvidarse de las paredes, ya que si son brillantes disminuyen visualmente el espacio, mientras que si son más apagados la expanden. Por ejemplo rojos, amarillos y naranjas pueden dar la sensación de que una habitación con pocos muebles pueda parecer más pequeña.

Cuando se elige el color de la pared, no hay que olvidar los muebles y cortinas, ya que deben de estar en armonía con las paredes. Si la tapicería de los muebles, la cubierta de la cama o las cortinas, son variables, es mejor optar por un color neutro. La combinación de colores hay que tratarlo cuidadosamente y no basarse en el azar.

Averigüe cuánta cantidad de pintura necesita