Cómo quitar de forma fácil y rápida el papel pintado

quitar el papel pintado

Cómo quitar de forma fácil y rápida el papel pintado.

Antes de nada hay que advertir que retirar el papel pintado es una tarea costosa. Asegúrese de tener bastante tiempo para esto ya que durante el proceso pueden surgir situaciones difíciles o áreas complicadas que pueden consumir bastante tiempo. Eso si, la retirada del papel pintado en sí, aunque no es muy divertido, se puede hacer de forma rápida y fácil si se está preparado.

En primer lugar hay que preparar la habitación.

Para ello retire y saque de la habitación todo aquello que pueda retirar, como por ejemplo los muebles y las alfombras. Cuando esté la habitación vacía, cubra el suelo de la zona que va a trabajar con una tela (esto ayudará a la limpieza posterior)

A continuación necesitará:

  • Gafas de protección
  • Máscara
  • Perforador
  • Cubo
  • Esponja
  • Agente de disolución de pegamento
  • Raspador sin afilar
  • Raspador afilado

Las gafas y la máscara encabezan la lista de materiales necesarios por lo siguiente: el papel se hará pedacitos de no se sabe cuánto tiempo y no hay que olvidar que estaremos utilizando después pegamento, así que lo recomendable es ponerse las gafas y utilizar la mascarilla cada vez que se ponga a trabajar en la habitación, aunque sea la tarea más pequeña.

No hay que subestimar la importancia del perforador. Existen un par de marcas con dos tamaños. La decisión entre uno y otro dependerá de la cantidad de papel que queramos eliminar. Es bastante fácil utilizar: aplicar una ligera presión y hacer rodar por la pared, pero tenga cuidado de presionar demasiado o podrá estropear la propia pared.

La siguiente fase es la preparación de la solución. Los productos comerciales funcionan bien, pero también da buenos resultados utilizar agua tibia con vinagre. Si opta por utilizar productos comerciales asegúrese de seguir las instrucciones en cuanto a las proporciones de la mezcla. Si opta por la opción casera, serán 1 parte de vinagre por cada 4 partes de agua, suficiente para la mayoría de las colas. En el caso de tener dificultades añadir un poco más de vinagre a la mezcla.

Ahora ya estamos listos para empezar a impregnar las paredes. Escoja un lugar, una zona no muy grande o que no sea muy principal en la pared y aplique la solución con una esponja. Algunos prefieren aplicarla con un rociador pero en mi opinión es más eficaz si ésta se presiona funciona mejor. No se corte al impregnar la pared con la solución, ya que el papel tiene que absorber completamente la solución para aflojar el pegamento. Es posible que tenga que repetir éste paso dependiendo del caso.

Ahora Viene el momento de retirar el papel. Utilice el raspador o incluso una espátula para empezar. Para evitar estropear la pared y tener que arreglarla, lo recomendable es medir la profundidad. Utilice movimientos lentos para retirar el papel. Si el pegamento está lo suficientemente disuelto se desprenderá de la pared. Si no es así, moje el papel de nuevo con la solución. Si continua teniendo problemas puede que tenga que cambiar el raspador por uno más fuerte. Eso sí, tenga cuidado tanto con la pared como con sus dedos, no se confíe.

Una vez ya con todo el papel retirado, es posible que tenga que repetir el proceso para eliminar las capas de papel extra o incluso alguna capa de pegamento que se haya podido quedar. Lo recomendable es retirar hasta llegar a la capa de yeso. Una vez ahí repare muescas o alise agujeros, recoja el desorden y aplique la pintura.

Ah! Y enhorabuena por un trabajo bien hecho

Averigüe cuánta cantidad de pintura necesita